A: A mi hija Emma

Por su paciencia

Estos días estoy trabajando más que nunca, con reuniones y muchas horas de pantalla. Con sus 8 añitos, ella se sienta a mi lado y se pone a trabajar en sus deberes, e intenta ser autónoma.
Cuando ya no tiene deberes, se pone a hacer pulseras de bolitas, o a pintar mandalas, o me pregunta si necesito algo y me trae un café o un yogur…
Este confinamiento me está dando la oportunidad de descubrir esta faceta de madurez y autonomía de mi peque, y le estoy muy agradecida por ello.

Su mami

Avignon