A: Adus

Por su amistad y dedicación por ayudar a los demás

Gracias por preocuparte estas semanas por mi, porque nadie mejor que tú conoce los puntos débiles de mi estado de salud.

Conozco a Ada desde que tengo 3 años. Desde que el recuerdo se presenta en mi cabecita, sus ojos siempre brillaron cuando hablábamos sobre temas relacionados con la salud, pues ciertamente gran parte de su familia es cómplice de este mundo. Más de 20 años después ahí está, fisioterapeuta y en camino de ser farmacéutica. Y qué orgullosa me siento de ver que has logrado lo que querías: acompañar a las personas cuando su salud flaquea.

Gracias por preocuparte estas semanas por mi, porque nadie mejor que tú conoce los puntos débiles de mi estado de salud. Gracias por tus “consejos médicos”, sabes que los sigo como si estuvieran en la receta médica de la mejor doctora del mundo.

Gracias a tu familia, porque desde hace años siempre han estado en primera fila de batalla de hospitales, centros de salud y clínicas.

Gracias a tu madre, por su profesionalidad y su dedicación en este ámbito. Porque gente como ella son las que hacen que este mundo se llene de más sonrisas y color.

Valencia