A: A Beatriz, médica de primaria en València, y a Llanos, Benno y Víctor, amigos, compañeros de trabajo y vecinos

Por atendernos tan bien

A la doctora, por explicarnos tan bien y con tanta paciencia qué teníamos que hacer con los síntomas que teníamos, y a los amigos por traernos buenos alimentos durante los 15 días que no pudimos salir de casa

Sentíamos angustia porque no sabíamos si teníamos el virus o no, y porque veíamos que en el servicio de salud no tenían los recursos para atendernos mejor. Pero ha sido maravilloso cómo nos han hecho seguimiento, con mucho cuidado y paciencia, y cómo los amigos, compañeros de trabajo y vecinos enseguida se ofrecieron a ayudarnos trayéndonos comida, algunos desde muy lejos de nuestra casa.

De verdad que da un chute de esperanza ver cómo la gente se vuelva haciendo lo que puede cuando las cosas se ponen difíciles, y lo afortunados que somos con el sistema de salud que tenemos, aunque no sea perfecto. Tenemos que proteger todo eso cuando todo esto pase.

Carmen Rodríguez