Mascarillas 💚

Las mascarillas nos protegen y usarlas es un gesto de protección y cuidado hacia los demás.

Por desgracia, una cara tapada a medias puede resultar incluso intimidante. Además, al usar la mascarilla perdemos gran parte de la capacidad de interacción visual al cruzarnos con otra persona: ¿me está sonriendo? ¿tiene gesto serio, adusto, enfadado? Sin la información que transmite la boca nos perdemos un poco a la hora de iniciar una conversación.

Queremos reivindicar la parte inferior de nuestro rostro como espacio de empatía, de solidaridad, de cuidados y de afectos. Queremos recibir con una sonrisa y ser empátic@s, que quien nos vea de frente nos reconozca como personas amigables, de confianza.

Y qué mejor manera que hacerlo que pintando en nuestras mascarillas un corazón verde, símbolo del apoyo a los servicios 100 % públicos, universales y de calidad, que nos cuidan y nos protegen.

¿Cómo personalizar tu mascarilla con un corazón verde?

Personaliza tu mascarilla pintando o pegándole un corazón verde. Conviértelo en un abrazo, una sonrisa, una boca dando un beso, una nariz de perrito… cualquier cosa que te permita despertar otra sonrisa debajo de la mascarilla de quien se cruza en tu camino.

Recomendaciones

¡La seguridad de tu mascarilla es lo principal! No la perfores, y utiliza materiales inocuos o al agua que no puedan desprender vapores tóxicos al inhalar.

Recorta tu corazón-sonrisa y pégalo en tu mascarilla

Si no quieres pintar tu mascarilla puedes imprimir esta plantilla recortable y pegar el corazón- sonrisa en tu mascarilla (un poco de celo enroscado o cinta adhesiva doble cara serán suficientes).

Si imprimes muchas, puedes llevarlas a sitios donde sabes que habrá mucha gente, a concentraciones en defensa de los servicios públicos, etcétera, y regalarlas.

Pinta tu mascarilla

Para tus mascarillas de papel o textiles, puedes usar en general cualquier pintura infantil que tenga colores potentes: ceras manley, pinturas o rotus al agua, témperas en barra (son como témperas cuando las mojas y como las ceras en seco), pintura de dedos

También puedes hacer tu propia pintura de dedos casera comestible con harina, sal, agua y colorante (pero para esto mejor el colorante solo con agua porque va a ser más brillante).

Mira este tutorial para customizar tus mascarillas usando sellos de patata

image.png

Tener cuidado con la pintura a usar. Se puede usar agua con colorante alimentario (tienen un poder de tinción super potente y se suelen usar para hacer acuarelas para niños), pero solo solemos tener en casa colorante color amarillo) Aquí como elaborar uno casero verde con espinacas (las espinacas tienen una estructura débil y se deshacen rápidamente, tiñendo todo el líquido de cocción de color verde.)

  1. Hierve un buen puñado de espinacas frescas (lavadas y cortadas) con el doble de volumen de agua, hasta que estén casi deshechas.
  2. Bátelo con la batidora 2-3 minutos, hasta que no queden trozos, y vuelve a poner el batido al fuego (a fuego lento) hasta que reduzca ¼ de su volumen, aprox.
  3. Si quieres un colorante potente y concentrado, cuela el líquido con un colador de tela y quédate con la pasta que se deposita en el colador. El caldo verde también te sirve de colorante, siempre que sustituyas el agua de tu receta por este líquido. Si no te importa hacer un colorante menos elaborado, basta con quedarse con el resultado del batido y usarlo.

Puedes añadir otras verduras de hoja verde si quieres, para un efecto diferente o un sabor más delicado: berros, perejil, berzas y grelos son también buenas opciones. Es una bonita actividad con lxs peques!